ECONOMIA

ENTREVISTA A ELIAS SOSO
"Argentina tiene un 50% de capacidad ociosa en el sector industrial"

Fecha Publicación: 08/11/2020  12:40 


Elías Soso, presidente honorario de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y de la Asociación Empresaria de Rosario (AER),dirigió por tres décadas la Asociación Empresaria



Salvador Di Stefano: ¿Cómo viviste la pandemia y de qué manera ves la actualidad económica del país?

Elías Soso: La viví como todo el mundo, con angustia sumada a ese temor que traen las cosas nuevas en las que nos preguntamos qué será esto o que pasará. Ahora que pasa el tiempo me doy cuenta que el esfuerzo que estamos haciendo desde el punto de vista humano es notable. Estamos acostumbrados a salir y estar pendientes de diferentes actividades económicas como pueden ser negocios o la gestión gremial empresaria o a ver a nuestros amigos. Y mezclo la parte humana con la laboral porque creo que el aspecto humano es el más castigado por esta situación. Dejamos de lado algunas cosas, tratamos de sobrevivir en el negocio y recuperar lo que perdimos en esos tres meses que nos mantuvimos cerrados, pero hoy lo que más nos preocupa es la vivencia futura, relaciones sociales y personales, la familia. Creo que esta angustia es generalizada aunque ahora con cierto alivio por los progresos logrados en el campo científico con respecto al tema de la vacuna, a la cual le tengo fe porque soy optimista. En el negocio con mi hijo nos imaginamos qué pasará después de todo esto y tendemos a pensar que nos va a ir cada vez mejor. Tenemos ilusiones, planes y nos vamos reorganizando de acuerdo a esta nueva instancia que vive la humanidad.




ES: Evidentemente, todo lo que hizo fue con buena fe y en líneas generales estamos conformes; el que hace se equivoca, los que no se equivocan es porque no hacen nada. En segundo lugar, le pediría que empiecen a agregar el ingrediente de la economía nacional porque se puede. Atravesada ya esta situación en su punto álgido, se puede gobernar retroalimentando el aparato productivo, es decir volcar recursos para la producción nacional. Argentina tiene un 50% de capacidad ociosa en el sector industrial, o sea que estamos en condiciones óptimas de, sin inversiones extraordinarias, iniciar o reiniciar el crecimiento del aparato productivo. Naturalmente, discutiéndolo pienso que tiene que haber un nuevo acontecimiento político nacional y debe ser el reencuentro de nuestra clase política, que a pesar de su mediocridad, porque es verdad que no tenemos estadistas de nota, pueden hacer un esfuerzo notable si se juntan y dar un gran ejemplo. Por otro lado debemos empezar a planificar el futuro en base a un crecimiento sostenido de la producción.

SD: ¿Qué opinas del impuesto a la riqueza que quiere poner el gobierno nacional?

ES: Es un ingrediente más. Lo que pasa es que en este país todo se usa y es blanco o negro. Por ejemplo, la vacuna que puede ser algo extraordinario, algunos para hacer política dicen que no sirve. Y acá pasa lo mismo, creo que no toca cosas extraordinarias, a mí me preocuparía más que se avance sobre la propiedad privada, esto se trata de socorrer la economía argentina en un momento dramático con un número limitado de personas que recuperarán su capital en el corto plazo si tienen las inversiones hechas en el país. En una situación como la que vivimos no hay que dramatizar las cosas, sino hacer lo posible para adaptarnos a las reglas del juego y que Argentina sobreviva.

SD: ¿Cómo viste el manejo de la provincia en este período?

ES: En una pandemia que trajo temor generalizado no les podemos pedir más de lo que han hecho. Veremos ahora a partir de que recuperemos la serenidad, pero se hicieron cosas, aunque se pudo hacer mucho más. Yo lo mediré cuando esté la vacuna. Hay que estar en el lugar de quienes toman decisiones, porque tanto a nivel municipal, provincial y nacional, su tarea fue sanitarista.

SD: A partir tu trayectoria comercial, ¿qué le recomendarías a un emprendedor en un momento como éste?

ES: Es difícil aconsejar porque todas son circunstancias nuevas, es como la época cuando apareció el avión o el televisor. En primer lugar le diría que sea optimista y no le preste atención a los que dicen que a esto le falta mucho. Que le empiece a hacer caso a su razonamiento lógico. Argentina tiene una capacidad ociosa enorme, y a poco andar ya se encuentran los primeros signos de crecimiento en la parte industrial en el medio de una crisis enorme. En segundo lugar, tenemos litio, paladio, silicio, los sectores industriales listos para largar, petróleo y gas. Lo que necesitamos es un gobierno que se vuelque decididamente en apoyar a la producción, y no estoy diciendo solo alimentar al consumo porque allí vienen los desequilibrios que provocan aumentos en los precios. Si incrementamos la producción rápidamente, crecemos. Los emprendedores de hoy pueden ser grandes exitosos de mañana. Nosotros empezamos con 500 metros de tela fabricando calzoncillos en una época venturosa, pero claro, la década del 60 era una fiesta en Argentina. Tienen que escuchar la voz de su propia conciencia y saber que nuestro país puede.

SD: Si te tuvieses que identificar con algún gobierno de todos los que viviste, ¿cuál sería?

ES: Arturo Frondizi con Rogelio Frigerio y compañía. Dieron un ejemplo enorme que ahora toman varios sectores políticos. Muchos de ellos partícipes del golpe de estado que derrocó a Frondizi, hoy lo aplauden y me alegra muchísimo.

SD: ¿Qué te identificaba de Frondizi?

ES: La serenidad y planificación: 32 decretos al otro día de asumir. Apuntó a la planificación, sinceró los precios y tuvo una serie de problemas enormes. Vio que un tercio del PBI se iba en pagar petróleo y pensó rápidamente. Pese a que la industria pesada era muy importante, puso segundo al acero y priorizó el petróleo, debido a ese drenaje nacional que no permitía crecer. Vulneró su propia ideología y se dio cuenta que el capital internacional debía jugar a favor de los intereses argentinos. Lo nacional debía ser el gobierno, el capital no tiene bandera, tiene intereses. Y Frondizi reconociendo esto, a partir de YPF y sin renunciar a la soberanía sobre el petróleo los trajo a Argentina. Llegaron tantas inversiones del extranjero y cuando se fue del gobierno había 250 mil empleados públicos menos sin echar a nadie. Ellos decidían irse porque la industria privada pagaba el doble. Achicó el estado, exportó petróleo, quintuplicó el gas, aumentó la industria vinculada al campo. Se podía. Por supuesto que hubo sectores que se oponían y eso trajo problemas. Incluso renuncié a mi trabajo porque le hacía huelgas constantes al gobierno, pese a que me ofrecieron darme 400 pesos más.

SD: ¿Por qué crees que Frondizi no tiene herederos?

ES: Fue muy castigado. Le decían comunista y no sé cuántas cosas más. Muchos sectores apoyaban los golpes de estado que sufrió Frondizi y además el antiperonismo nunca le perdonó el acuerdo con Perón, aunque después Ricardo Balbín, jefe de la UCR del Pueblo, fue al ataúd de Perón y le dijo “este viejo adversario hoy despide un amigo”. Si hubiesen tenido la sabiduría de Frondizi 20 años antes, nos hubiéramos ahorrado todos los desfasajes ideológicos que tuvimos en la década del 70. No creo que lo haya hecho a propósito, pero la realidad es esa.

SD: Ultima ¿con qué te distendés el fin de semana?

ES: Leo todo lo que puedo y estoy con mis nietos, aunque hacemos reuniones familiares con protocolos, no podemos encontrarnos todos. Me puse contento porque hay un poco de fútbol. Todavía tengo muchas ganas de hacer y cambiar la fisonomía del negocio con mi hijo. No trabajar me hace daño.

Salvadordi
Por Salvador Di Stéfano

  8 DE NOVIEMBRE DE 2020.(TIEMPOPYME)

Busqueda

Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

Más Información

Link

- Acceso a link's de Interes.

REVISTAS ONLINE BANNER


Seguinos en twitter


tiempopyme.com
E-mail:tiempopyme@tiempopyme.com.ar
Capital Federal - Buenos Aires
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

Copyright ©2020 todos los derechos reservados Diseño Web Grandi y Asociados Diseño sitios WEB Grandi y Asociados